She’s The Fest 2016. Afluencia desigual para un cartel arriesgado.

La segunda edición del She’s The Fest, que se celebró el fin de semana pasado en Las Naves, será recordada por su cartel arriesgado (exceptuando a Carmen Boza y Zahara que actuaron viernes y sábado respectivamente), por la afluencia de público escasísima el viernes y suficiente el sábado, por los parones entre concierto y concierto y por algún despropósito más. Pero lo más reseñable de este festival es la oportunidad de dar visibilidad a la mujer, en este caso, dentro de la escena de la música indie. Una problemática no alejada de la cuestión general que aparta, en todas las disciplinas y áreas, a la mujer, que la menosprecia y la relega. Así que, pese a todo, un festival así es una oportunidad para visibilizar a la mujer, igual de competente, igual de importante. Una auténtica lástima que la respuesta del público no fuese la deseada, quitando momentos puntuales de ambas noches. Pero vamos a por la música.

  • Viernes 30 de Septiembre:

Papaya fueron los elegidos para abrir la jornada inaugural de la segunda edición del festival en femenino en la terraza de Las Naves. A pesar de su saber hacer y de ir atrapándonos poco a poco con sus ritmos pegadizos y bailables, esto no fue suficiente para congregar a la cantidad de público suficiente del que son merecedores, aunque poco a poco fue en aumento. Se notaba la hora. Para ser viernes e ir abriendo boca hubiese podido ser peor.

14463266_1069036566533866_9032450992043473941_n

Con Chlöe’s Clue y su banda la cosa mejoró. No hay nada que pueda más que la magia y buen rollo que desprende Raquel, siempre dulce y sonriente. Los últimos coletazos de “Hidden Rhythms” sonaron como nunca en Las Naves y se consiguió crear una bonita atmósfera. Un bonito concierto que finalizó con la banda rodeándola y un público entregado pegado al pie del escenario, el momento más cercano de los dos días. Desde luego uno de los mejores recuerdos del festival.

14484705_1069141676523355_952257380387291849_n

A continuación, pasamos a ver a  Ruth Baker Band en la segunda localización del festival, el Auditorio de Las Naves, esta vez sin asientos. A principio a medio gas y para finalizar, con un poco más de gente, pero sin duda insuficiente. Los castellonenses fueron la propuesta más clásica de la noche del viernes. Mucho rock and roll con pinceladas soul, aderezado por el estilismo pin up de la cantante. Un grupo sin sorpresas pero enérgico y entusiasta, con una vocalista con una voz imponente, que debería haber sido el comienzo de una noche álgida pero se quedó en el “debería haber sido”…

14581566_1069181966519326_8936212938196838642_n

Pasadas las diez de la noche, y otra vez en la terraza, dieron comienzo Terrier. La mayoría de asistentes salieron a cenar para no perderse a Carmen Boza, el plato fuerte del día, ya que, la oferta gastronómica de las Naves se quedaba corta y cara, así que se perdieron un concierto muy divertido y bailable, pese a un sonido bastante mejorable. Canciones entre power pop y punk garajero, estribillos y coros deliciosos y letras gamberras. Me hicieron sonreir y bailar y, cuando ejecutaron la deliciosa versión de “Por el amor de una mujer” de Julio Iglesias, no les pude más que amar.

14573030_1070372679733588_4430145992375512797_n

El amor anterior desapareció o, más bien, se durmió, en el concierto de Carmen Boza que, arriesgó saliendo al escenario para tocar cuatro canciones, solamente acompañada de su guitarra. Yo, que no soy muy fan, me pareció un momento soporífero. Pero aguanté y mejoró algo con banda, creando los mejores momentos atmosféricos, sobretodo al final de la actuación. Quizá me faltó más escucha porque fue la actuación que más gente congregó y más emoción despertó. Algo tiene, a parte de una voz muy especial, pero yo no me emocioné, salvo en su versión mejorable de “This Mess We’re In” de Pj. Harvey y Thom Yorke. Fan que es una.

Para acabar la noche, habiendo esperado más de 40 minutos, pudimos ver a Brigitte Laverne. Un show descafeinado básicamente por la poca afluencia de público que quedaba en el Auditorio. Digamos que la situación no acompañaba y eso se notó en todos los sentidos. Aún no sabemos si nos pareció que duró poco su intervención o sí realmente la escasez de gente disfrutando de sus ritmos y bases llevó a que finalizara antes. Esa percepción confusa que nos quedó del fin de fiesta de la primera jornada.

14581330_1070673303036859_5731484902101144104_n

  • Sábado 1 de Octubre:

El día de hoy se inauguraba la jornada por la mañana con los conciertos de Moonflower y Mantequilla Voladora, conciertos que no pudimos disfrutar por el horario, pero que seguro bien merecen un espacio por la tarde o noche.

Así pues, llegamos por la tarde para ver a unos de los recientes ganadores del concurso Sona la Dipu, Meridian Response. Lo que empezó como un dúo con Marta y Luis ha terminado convirtiéndose en una banda con mucha presencia sobre el escenario y sin duda fue una manera excepcional de abrir la jornada del sábado. La mezcla entre dulzura y misticismo que transmite Marta arropada de la excelente calidad musical que aportan Luis, Gilberto y demás músicos que la acompañan consiguieron transportarnos a otro mundo.

14572328_1071940276243495_3504799863111192345_n

Los siguientes en salir al escenario en la terraza fueron Carla, es decir Carla (Sintes y voz) y Toni Serrat (batería), ambos hermanos de Joana. Presentaron su disco “Night Thoughts“. Facturan canciones de electrónica elegante, tenue a ratos y con aspectos oscuros. Un synth pop cautivador que se vio reforzado por la fugaz aparición de Soledad Vélez quien les acompañó en una canción.

Ya en el auditorio y, con un público bastante más numeroso que la jornada anterior, vimos a Morgan. Un grupo madrileño de corte clásico entre el rock, pop, jazz y soul, que me empezó entusiasmando por varios factores; la voz de la cantante lo primero, y lo bien que tocaban los músicos, lo segundo. Pero todo ese “bien hacer” me resultó un poco previsible pasadas las tres o cuatro primeras canciones, y eché en falta algo más de riesgo en la propuesta. De todas formas, esa corrección funcionó y sugestionó a bastante gente.

De nuevo tocaba salir a la terraza a disfrutar del que, para mí, fue el acierto con mayúsculas de la noche, no en afluencia de público pero sí en cuanto a propuesta innovadora y arriesgada se refiere. Peluché, único grupo internacional del festival, dieron un concierto que mezclaba diferentes sonoridades, entre rock, psicodélia, con atmósferas muy saturadas y voces agudísimas. Una locura bailable y disfrutable indiscutiblemente.

A continuación le tocaba el turno al plato fuerte de la noche, Zahara y, la afluencia de público, así lo evidenciaba. Salió enérgica como siempre, tocando los temas esperados por todos. Ya, en la primera canción, se ganó a todos bajando con el público a bailar, demostrando que tablas no le faltan y buenos músicos que la arropan tampoco (pudimos ver a Manuel Cabezalí de Havalina a la guitarra, siempre sinónimo de calidad). La verdad es que hizo lo que el respetable esperaba. De todas formas, dos peros: cuando en esta gira la has visto más de dos veces te sabes sus poses, sus bailes y sus gracias, todo demasiado bien estudiado y poco dejado a la improvisación y, como segunda apreciación, estoy hasta el gorro de escuchar en otras manos “Te debo un baile“, que es una gran canción sin duda, pero es hora de parar de sobarla. De todas formas, buena actuación.

14462975_1707283149591734_8289812774100762800_n

Ya, con un público algo mermado, los más animosos nos quedamos a ver a Rural Zombies, una jovencísima banda vasca que destila energía por todos los lados, muy próximos a Belako y que insuflaron ganas al personal. Muchas guitarras, ritmo a raudales y algo de oscuridad. También nos brindaron una versión de “In For The Kill” de La Roux. Un buen grupo que dio más ganas de fiesta. Un pena que la espera para ver a Fuckaine nos decayera bastante.

Finalmente, y para nuestra sorpresa (grata sorpresa), Fuckaine consiguieron levantar el ánimo de los pocos asistentes que quedaban en el Auditorio. en el FIB por ejemplo pasaron sin pena ni gloria, pero aquí mejoró bastante la cosa. Nos sorprendió su actitud positiva y guerrera que nos arrastró a celebrar bailando el cierre de la segunda edición del festival. Ahora nos queda esperar la salida de su nuevo disco que está al caer.

Esperamos que, pese a los defectos de los que adolece este festival, se pueda mantener a flote y que, el ansiado público, para próximas ediciones, responda como se merece a un evento que da visibilidad a una problemática que no es ajena al mundo de la música, ni al indie en este caso. Quizá si nos quejásemos menos y apoyásemos con nuestra presencia acontecimientos de este tipo, lograríamos que no se quedase en mero papel mojado o, por lo menos, fueran más visible aquellas causas de las que nos jactamos de apoyar, ya sea la mujer en el mundo de la música, la presencia de bandas locales, o múltiples ideales ajenos al mundo musical.

Texto: Ana Santos y Rosana Ayza
Fotografía: Rosana Ayza

Anuncios

2 comentarios en “She’s The Fest 2016. Afluencia desigual para un cartel arriesgado.

  1. Buenos días,en primer lugar deciros que no tenia ni idea que existía este blog o pagina o como lo queráis llamar los que OS consideráis tan modernos,con lo cual no seréis tan importantes,en segundo lugar me habéis tocado mucho la moral con la critica constructiva que habéis hecho sobre Ruth Baker Band y a la vez me ha sorprendido mucho que ya que vais de entendidas y enteradas digáis que Ruth Baker (vocalista de la banda) tiene una estética PIN UP cuando es una VINTAGE y UNA ARTISTA como la copa de un pino o mas allá,me parece que OS equivocais con los estilos que tocan porque tienen pinceladas de muchos mas estilos,y en tercer y ultimo lugar las que dejais que desear sois vosotras con este tipo de criticas,si no entendéis de la buena musica y de la musica de verdad mas vale que OS dediquéis a otra cosa.Podía deciros mas cosas,pero no tengo tiempo,ni me apetece….Es lo que tiene que un fan cabreado lea algo así y que no sepan a su grupo.
    PD: Si tenéis lo que hay que tener,subiros vosotras al escenario y nosotros daremos opinión.Un abrazo.

    Me gusta

    1. Buenas tardes Luigi, soy Ana Santos. En primer lugar gracias por leer la crónica. Pedirte disculpas por no haber definido bien el estilo de la cantante de Ruth Baker Band, aunque no creo que la menospreciemos en nada. Respecto a lo estrictamente musical, creo que, o no nos hemos expresado bien o no has entendido lo escrito. En ningún momento hemos dicho que la actuación dejase algo que desear, de hecho fue una de las mejores de la noche, otra cosa es que el público no respondiese bien. Y si el equívoco viene por la última frase: “debería haber sido el comienzo de una noche álgida pero se quedó en el “debería haber sido”…” nos referimos a como continuó la noche, sin público, que no tiene que ver nada con la calidad del grupo, que no la cuestionamos en ningún momento, es más, nos gusta mucho (puedes leer también nuestra crónica de Ruth Baker Band del fib) . Para terminar, dos cosas: Una, ni somos modernas, ni vamos de entendidas y dos, tengo lo que tengo que tener para subirme al escenario, toco con dos grupos, Ártico y Lanuca. por si te apetece venir a algún concierto. Un saludo afectuoso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s