Crónica del matinal de Leiva: Te queremos cuando nos destrozas

El pasado domingo 26 de Junio, los matinales del El País cerraban su ciclo de conciertos, con el madrileño Leiva, que consiguió agotar todas las entradas en apenas 30 minutos, todo un récord, y más en estos tiempos. La mañana del domingo en el Teatro Barceló prometía que iba a ser un gran concierto con semejantes expectativas. Leiva y su Leiband se volvían a subir a un escenario tras un año de “descanso”. Durante todo este año, ha estado trabajando en su nuevo álbum cuyo título es “Monstruos”. A finales de Agosto, se espera que salga al mercado el que será su tercer trabajo de estudio. Sin embargo, tendremos que esperar hasta otoño para verle de gira de presentación.

Nos prometían un show íntimo, y lo fue a medias, porque encontramos como si de un estadio o un palacio se tratara. Con aforo completo, las canciones tronaban en el Barceló que, por momentos, se nos quedaba más y más pequeño. Leiva apostó por un directo al natural, sin adornos, tan solo su inconfundible pañuelo atado al micrófono, así la sala pudo disfrutar del artista de una forma más íntima y más personal. En el concierto se pudieron escuchar todos los temas principales del repertorio de este flaco de Alameda de Osuna.

Actuaba en su casa para presentarnos en directo el primer sencillo de su nuevo trabajo, un trabajo que seguro que correrá la misma suerte que sus antecesores. Este nuevo single, “Sincericidio”, se estrenó pocos días antes del matinal del domingo y el público ya se la sabía. Fue un momento increíble.

Leiva no venía solo, le acompañaba sobre el escenario la Leiband, compuesta por siete músicos que en su mayoría, a excepción de su hermano Juancho y el batería Bruno, son los mismos que acompañaban al grupo Pereza. El lugar escogido era en el Teatro Barceló, a las 13’30h., con un sol de justicia como testigo. Un abanico de público de edades muy variadas esperaba en la fila que daba la vuelta a la calle. Al entrar en la sala y echar la vista atrás, se veía un campo de miradas expectantes confirmando su éxito.

2016-06-26 14.40.03

Con un retraso acumulado de más de media hora, salían al escenario uno a uno los músicos, hasta el último de ellos que portaba un peculiar sombrero, era Leiva. Sin más dilación, empezaron con “Los cantantes”, la canción que abre su último disco “Pólvora”, continuando sin pausa con “Nunca nadie”, de su álbum “Diciembre”.

Se metió en el bolsillo al público con el primer acorde, el público tenía ganas de Leiva, y Leiva de nosotros. El público lo demostró acompañándole haciendo palmas en alto y con cada uno de los gorgoritos en los estribillos de las canciones. La sala derrochaba verdadera pasión, y en cada tema se arrancaban aplausos y vítores. Después de “Todo lo que tú quieras” y “Cerca”, llegó “Animales” ,recodando esos tiempos del grupo Pereza. El público bebía cada arrastrada silaba que cantaba Leivacomo si fuéramos unos animales, en cualquier parte con un plástico nos vale..”. Imposible separar su voz de la voz de público. Continuaron con “Mi mejor versión”con un Juancho insultante a la guitarra, después uno de mis temas favoritos “Palomas”, una de las joyas del disco de “Pólvora” con ese gran estribillo: “No es más que un grito déjalo ya déjalo ya. Se quedó frío, cada momento tiene que ser especial Déjalo ya déjalo ya o me quedo frío. Es un aviso más del huracán”. Fue uno de los momentos más memorables del concierto. Sonó “Windsor”, tema perteneciente a Pereza, y que los nostálgicos de aquella banda agradecimos. Son temas que te dibujan una sonrisa en la cara al escucharlos. Sin pausa apenas, continuó con “Afuera en la ciudad”, “Aunque sea un rato” y “Pólvora”.

2016-06-26 14.39.14

Consciente del día que era, nos recordó lo importante de hacer cambios y nos animó para participar con nuestro voto en las elecciones.

Conforme avanzaba la mañana, Leiva agradeció y apoyo la iniciativa de “Queremos entrar” para que los más peques puedan disfrutar de la música así como también aplaudió la idea de los matinales de El País, y dio las gracias al periódico por pensar en él para participar en estos ciclos.

El público cada vez más rendido a los pies del artista y su banda. Tocaron “Como lo tienes tú“, “Miedo” y la coreada “Eme”, fueron las siguientes en el repertorio. Leiva es un animal del directo, es su estado natural. Le gusta reconocer todo el escenario moviéndose de un lado para otro y acercándose al público. Le gusta interactuar con cada uno de los miembros de su banda. Esa forma de alargar las palabras y esos arañazos a la guitarra volvían loco al público. Sus conciertos se convierten en una fiesta de amigos, y haciéndonos partícipes a todos los que estábamos allí. Era el turno de temas como “Ciencia Ficción” y “Mirada perdida”. Luego llegarían, entre las muchas que interpretó en la hora y media de concierto, “Por mi tripa”, y un acústico “Amelie” que el público coreó de principio a fin. Todo, por supuesto, recogido por los miles móviles que había en la sala. Era la primera vez que seguía un concierto desde las micropantallas de los móviles. Toda una experiencia.

Llegó la parte más bailable del concierto con la divertida canción “Superhemanas”, donde aprovechó para presentarnos a su banda para los que pidió aplausos. En medio de un solo de guitarra se coló el estribillo de “Superjoknkies” pero volvió a “Superhermanas” dejándonos con la miel en la boca. Tras este tema abandonaron el escenario.

Como era de esperar, nadie movió un dedo esperando su regreso al escenario y aclamándoles con gritos y silbidos. De nuevo salió Leiva, solo, con su guitarra, para cantarnos la emotiva “Vis a Vis” en modo acústico y haciéndonos vivir el momento íntimo de la noche. Antes de que acabara la canción el resto de la banda hizo su aparición, para interpretar “Terriblemente cruel”, el primer single de “Pólvora“, una de las canciones más coreadas por el público. Seguidamente de “Lady Madrid”, no podía faltar en este concierto.

Ahora sí que llegaba el final entre unos acalorados aplausos y silbidos que siguieron resonando incluso después de abandonar el escenario. Fue más de una hora y media de espectáculo donde hubo grandes momentos y se podía palpar el calor, el rock, la nostalgia y sobre todo las ganas de volver a ver a Leiva en directo. Aún arde Madrid como un Incendio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s