Crónica de la 1ª jornada del Festival de les Arts vol.II

Empezamos la jornada a las 4 de la tarde en el escenario Coolway. Bajo un sol de justicia, los murcianos Perro aceleraron el ritmo presentando su nuevo trabajo “Estudias, navajas“. Nos hicieron mover el, todavía, dormido esqueleto. Aunque a ratos fuimos a cobijarnos a la sombra cercana porque pensábamos que se nos derretían los pies, vimos un directo enérgico, unos chavales con desparpajo, que nos pusieron las pilas para el resto de conciertos.

A continuación nos dejamos caer por el escenario Kaiku o el más conocido como escenario charco malasombra, un escenario donde el protagonismo no lo tuvieron los grupos que actuaban, mayoritariamente locales y con falta de proyección, con lo que el dichoso escenario fue una mala pasada más que una oportunidad porque, sobretodo a ciertas horas de la noche, el espectáculo radicaba en ver a gente cayéndose al agua por culpa de un desnivel a mitad camino de este. Allí pudimos ver a Fizzy Soup, un grupo con aires folk y una voz femenina, Sonia, portentosa y con ciertos aires soul. Un soplo de aire fresco que muy pocos pudimos disfrutar.

_MG_1687FB.jpg

Luego fuimos corriendo para ver a Ángel Stanich que encaró un concierto que fue in crescendo. Empezó con temas más pausados para ir subiendo de intensidad. Buena cuenta de ello fue el sudor que empezó a emanar de su cuerpo, acrecentado con el calor que todavía hacía a las 6 de la tarde. Stanich tocó prácticamente todos los temas de “Camino Ácido” y, como no podía ser de otra forma, acabó con “Metralleta Joe“. Nos dejó empapados de rock sureño de calidad, con reminiscencias a  un Dylan más enérgico.

_MG_1742fb

Justo a continuación nos fuimos al escenario grande para ver a los primeros en pisarlo, Manel. Los catalanes venían a presentar “Jo, Competeixo“, con ritmos más bailables, algo más caribeños, pero que no cuajaron en la mayoría de publico congregado en la explanada, que estaba a otra cosa. Sólo las primeras filas disfrutaron del concierto y levantaban la mano al son de “Al Mar” o “Serotonina“. Aunque el grupo, musicalmente es intachable y de una calidad muy alta, quizá no estuvieron en el festival adecuado, donde la mayoría de público venía por nombres como Love of Lesbian, Izal o Carlos Sadness, grupos con himnos para tararear y bailar.

_MG_1881fb.jpg

Luego de Manel fuimos al escenario del lago/charco para ver a Senior i el Cor Brutal, donde el público respondió bastante bien y se pudieron ver las primeras zambullidas a ritmo de buen rock valenciano. Sonaron canciones como “Bomba de plaer” o “València eres una puta“, un verdadero placer ver gente encandilada y ver a un grupo que no se deja acallar y que reivindica lo que es de justicia. Ojalá algún día, en un festival de estas características, pudiesen estar en un escenario a su altura…

A continuación fuimos a Neuman, que dieron una lección de cómo se debe tocar; Paco siempre da la talla y los músicos son sencillamente estupendos, sencillamente porque no se pierden en adornos ni perifollos, son certeros y muy buenos. Podríamos haber visto una hora más de concierto con ganas, pero a continuación tocaba uno de los grupos internacionales.

_MG_1962fb.jpg

Poco después llegó el turno de unos esperados The Dandy Warhols en el escenario principal. Y donde nos esperábamos encontrar a los Dandy de hace 15 o 20 años, nos encontramos con un grupo que ya nada tenía que ver. Estuvieron presentando su último disco “Distorland“, algo soporífero para nuestro gusto. Un concierto que pasó sin pena ni gloria.

_MG_2043fb.jpg

Al rato fuimos a ver a Carlos Sadness, donde las primeras filas congregaban a una juventud ansiosa por cantar esas canciones lánguidas y dirigidas sin miramiento a adolescentes y post adolescentes perdidos, Sadness cantó y movió mucho el pelo, porque el ukelele sólo sonó en una canción donde las guitarras se quedaron en silencio. Nunca he visto mucho sentido en llevar un instrumento que casi no se escucha y llevar a dos guitarristas que se comen el poco sonido que emite el ukelele. ¿Para qué?. Pero bueno, a la gente le gusta, el concierto estaba a rebosar y es un festival que ofrece eso, canciones ligeras para pasarlo bien.

_MG_2094fb.jpg

Luego nos dejamos caer por el escenario del lago para ver a Siberian Wolves, un chute de electricidad, de capas de sonido, de ruido del bueno. Los de Xàtiva dieron un concierto muy potente, con muy buen sonido y con temazos como “Find The Forest“. Creemos sinceramente que, si no fueran de aquí, estarían en un escenario como dios manda, y no habríamos sido cuatro personas los que los vimos, pero claro, coincidían con Love Of Lesbian y allá que fuimos

Por mucho que les duela a algunos, los conciertos de Balmes y compañía nunca decepcionan. Love of lesbian nos acercaron al escenario Negrita del Festival de les Arts su último trabajo “El poeta halley“. Si es verdad que para los que todavía no conocen los temas del nuevo disco algunas partes se hicieron un tanto densas, pero siempre aparecen clásico como “Allí donde solíamos gritar“, “Los seres únicos“, “1999“, “Algunas plantas” o “Club de fans de John Boy” que no hay persona en el público que no se sepa. Una vez más un concierto para disfrutar.

_MG_2191fb.jpg

Más tarde fuimos al escenario mediano donde unos jovencísimos The Strypes dieron un concierto de los de bailar de verdad, todo temazos con aire clásico. Los irlandeses no defraudaron y supieron encandilar hasta a los que estaban ahí de rebote y simplemente buscando emborracharse después de LOL. Nos ofrecieron guitarras, velocidad y mucha actitud y, pese a que, como ellos hay cien grupos, los disfrutamos con creces.

_MG_2260fb.jpg

Concluyendo nuestro paso por el escenario Negrita vimos a los escoceses The Fratellis. Una pena que haya grupos que pierdan tanto en directo. Un concierto lento y aburrido, demasiado, para la 1 de la madrugada de un viernes.

Así que nos desplazamos al lago para ver a Bearoid, un acierto para acabar la noche. Mezcla de temas electrónico frescos que, con el agua del charco y la gente mojándose, quedó muy playero. Desde las gradas pudimos sentirnos como público en vivo de Humor Amarillo, jaleando a la gente que se caía, de vez en cuando moviendo el esqueleto con el soft dance de Bearoid. Todo agradable, excepto para la gente que se rompió la crisma, perdió las llaves o mató al móvil en el charco tan bien ideado por Calatrava.

Así acabamos la primera jornada del viernes, ahora tocaba coger fuerzas para poder ver todo lo que el sábado nos deparaba.

Texto: Ana Santos y Rosana Ayza
Fotografías: Rosana Ayza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s