Crónica del concierto de McEnroe en el ciclo Sons al Botànic

Los segundos encargados de musicar las veladas de Sons al Botànic en esta nueva edición fueron McEnroe en formato dúo. Con todas las entradas vendidas, Ricardo Lezón y Gonzalo Eizaga repasaron la trayectoria del grupo en el marco incomparable del Jardín botánico de la Universidad de Valencia.

Seguramente McEnroe hayan sido uno de los grupos más certeramente elegidos para el ciclo de conciertos en el Botánico, ya que su música se disfruta más si cabe en ese entorno. La emoción de todas sus canciones, la mezcla de melancolía, tranquilidad y romanticismo son especialmente sentidas entre los árboles y la calma del parque.

DSCN0836.JPG

Para el repaso de sus temas eligieron “Cae la Noche” de su último álbum, “Rugen las Flores” y pudimos admirar el gran chorro de voz de Ricardo. Sin casi tregua fueron enlazando temas menos conocidos o más antiguos como “Ahora” o “Mi Vietnam” con temas fácilmente coreados y más reconocibles por el público como “Las Mareas“, “Rugen las Flores“, “El Puente“… Y presentaron un nuevo tema “Un Rayo de Luz“, que en directo no contó con la exquisita voz de Jimena, la hija de Ricardo, que pone coros a la canción grabada. Ricardo entre tanto se disculpaba por no tener grandes dotes de monologuista y sin casi mediar palabra ya estaba emocionándonos a todos con otra canción. Creo que todos los presentes dimos las gracias mentalmente por que se centraran en las canciones, ya que cuando éstas son suficientes para decir lo que quieres oír sobran florituras y adornos entre canción y canción. Quizá McEnroe no sean grandes showmen pero con esas letras y preciosas canciones tampoco lo necesitan.

DSCN0830.JPG

Por último comentar la magnífica actitud de respeto y silencio que tuvo el público. Sería de cajón no tener que comentar algo que debería ser una pauta lógica en cualquier concierto, pero como desgraciadamente no es así, creo que merece la pena decirlo. Tal vez esa sensación se enfatizó porque a mitad de concierto se pusieron a sonar campanas de una iglesia cercana y petardos (¡cosa rara en Valencia!) y seguro que no fui la única que pensó que para un concierto que disfrutábamos en silencio, siempre hay algún elemento externo que te desconcentra de las canciones. Más allá de anécdotas, el concierto fue de diez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s