Tigres Leones trajeron La Catastrofia al Ochoymedio y Mucho abrió las puertas del infierno

El pasado viernes 11 de Marzo se abrieron las puertas del infierno en Malasaña, sacudiendo todo el barrio madrileño de moda como si de un terremoto se tratara, y el epicentro estaba en el Ochoymedio Club. Los causantes, el grupo toledano Mucho.

2016-03-11 21.22.59Pero Mucho no vinieron solos, los madrileños Tigres Leones abrieron el apetito ocupando la posición de teloneros. Más metálicos, incluso más folclóricos también, me atrevería a decir. Pero igual de arrolladores, y de entregados que el conjunto Mucho. Con un inexplicable retraso de media hora, Tigres Leones se pusieron a tocar sin apenas descanso para cumplir la hoja de ruta trazada. Su objetivo: presentarnos su nuevo trabajo “La Catastrofia” costara lo que costara, lo que se tradujo en una inmersión intensiva en la discografía de este grupo. Estuvieron 20 minutos sin parar de tocar, no nos dejaron ni un segundo para saborear cada canción, ni siquiera hubo tiempo de aplausos. Se convirtió en una sesión maratoniana de Tigres Leones hasta que el vocalista hizo un alto en el camino para agradecernos nuestra asistencia, presentar su nuevo disco y animarnos a “gozar del concierto” recogiendo sus propias palabras. Algo un poco difícil teniendo en cuenta que su actuación duró solo 40 minutos. No dio tiempo para nada más, y así se veía reflejado en la reacción del público al despedir al grupo con algo de desidia y frialdad. Y abajo el telón (literalmente).

Sobre las 22’ooh. apareció el cuarteto toledano Mucho y se dispusieron los cuatro músicos juntos en el centro del escenario equipados con sus correspondientes instrumentos: guitarras, batería, sintetizadores y teclados. Para entrar en ambiente, en el fondo se vislumbraban distintas figuras geométricas simétricas, como si lo viéramos a través de un calidoscopio, un sencillo efecto, sin embargo, muy acorde con el estilo del grupo y por extensión de su última propuesta: “Pidiendo en las Puertas del Infierno“.

2016-03-11 22.47.19Para presentarse al público Mucho eligió un comienzo arrasador. Durante los primeros segundos de “Más feliz sin televisión” uno se pregunta dónde han estado todo este tiempo. No hay duda de que este tema estaba ahí para dejar las cosas claras. La voz de Martí encuentra su sitio y se consolida casi como un instrumento más donde la literatura queda relegada a las melodías absolutas y aniquiladoras. Este grupo que define su género como “La sociedad ilustrada de lo cósmico“, estuvieron soberbios en el escenario, se les notaba cómodos y que lo estaban disfrutando.

Después del primer bloque dedicado a trabajos anteriores, le siguieron los otros grandes temas de su último álbum. “Los amantes no olvidan“, calando no solo el sonido, sino también sus letras surrealistas. “Las puertas al Infierno“, en segundo lugar, puso a la sala en pie y continuó la línea creciente de su predecesora. Locura que anticipa más locura. También hubo tiempo para los agradecimientos entre canción y canción, donde Martí asumió el papel de maestro de ceremonias y nos iba introduciendo en cada uno de los temas.

Por fortuna, sonó “Fue“. Ese tema que, para mi uno de lo mejores temas del nuevo álbum, es una balada protesta. Sonó para delicias de nuestros oídos. Y sonó además como debía de sonar: meditada y contenida y en gran parte reivindicativa, donde Mucho aprovechó para acordarse del ministro Wert y denunciar sus políticas que ha impuesto a la cultura.

2016-03-11 22.24.05El resto de temas continuaron este esquema; tormentas cósmicas de sonidos que dan paso a melodías cremosas de paisajes del espacio exterior. Interrumpieron el desarrollo natural de su último álbum con “Como si no hubiera un mañana“, un tema donde los miembros del grupo parece identificarse mucho con su letra. Además, nos anunciaron la colaboración del guitarrista Charlie Bautista, lo describieron como “un hermano” para ellos. Para luego continuar con “El León de Tres Cabezas“, creando una estructura que, como en el álbum, va creciendo con dosis de pop-rock cósmico y van desprendiendo en cada uno de los temas.

Cerrando un ciclo circular que comenzó como si fuera una fiesta y terminó de la misma manera. La verdad es que los toledanos no podían apagar el cóctel molotov que habían encendido esa noche, ya que el público estaba más que entregado.

Mientras llegaba el final del concierto, en un acto de sinceridad Martí nos adelantó que tocarían 3 canciones más, con una breve pausa en el medio, presumiblemente para un cigarrito, y luego salir y despedirse. Nada de bises. Llegó “Nuevas Ruinas“, su nuevo single cargado de sintetizadores y sonidos ochenteros, que era perfecto como tema de despedida.

El concierto del viernes fue un espectáculo, además sirvió para que nos diéramos cuenta de las claras intenciones de Mucho con este nuevo trabajo, que rompe totalmente con todo lo anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s