Izal como en casa en el primero de sus conciertos en Circo Price

Este jueves pasado se inauguró  el “ciclo” de tres conciertos de Izal en el Teatro Circo Price de Madrid con sold out absoluto. Actuaron jueves, viernes y sábado, consecutivamente, presentando al público su nuevo disco Copacabana.

El jueves a las 21’00h. en el Circo Price no cabía ni un alma, la sala estaba a reventar. No deja de sorprenderme el poder de convocatoria que está teniendo Izal, a pesar de su corta carrera musical (individualmente cuentan con mucha experiencia). No son muchos los grupos han tenido en tan solo 5 años un éxito tan fulgurante.

33e93a30-9712-4f15-a9ae-d2e17a7c8d45El concierto se dividió en cuatro fases: la primera estuvo compuesta por canciones de los discos Copacabana y Agujeros de Gusano, luego llegarían las versiones club de Sueños Lentos, Aviones Veloces y Palos de Ciego; seguidamente otra secuencia de canciones de su último trabajo mezcladas con canciones de su disco MagiaEfectos Especiales y para terminar los clásicos bises.

Izal subió al escenario y sin perder ni un minuto empezaron por Copacabana, canción que da nombre a su último trabajo de estudio. Vaya manera de animar al público con su primer sencillo solo arrancar el concierto. El fondo estaba iluminado por un cartel de neón gigante en el que se podía leer “Copacabana“, el logo del disco, que nos trasladaba a esos pequeños clubs y bares de carretera. Se notaba que Izal estaba en su “salsa”, cómodos, y con muchas de ganas de divertirse y disfrutar este concierto. El propio Mikel dijo que le encanta el Teatro Price por su disposición ya que permite un atmósfera más recogida y más intima. El grupo podía obtener un feedback al instante,por la cercanía del escenario a los asientos. En mi opinión hubo una gran pega, y es que en la pista pusieron asientos, lo que provocó que estuviéramos un poco encorsetados para movernos y bailar, pero eso no nos detuvo para saltar con el tema Asuntos Delicados y cantar a pleno pulmón: “De poder terminar con el hambre que se ha vuelto a despertar“.

2016-01-21 22.03.54Llegó uno de sus temas más representativos de esta banda, Prueba y Error, con el objetivo de no permitir a nadie acomodarse en su asiento  y así nos repetía Mikel: “No quiero ver a nadie sentado“. Las casi 2.000 personas allí congregadas cantaban a coro con él esos estribillos tan pegadizos. Tras tocar los últimos compases de Arte Moderno se apagaron todas las luces, para preparar el escenario encaminándose a la siguiente fase del concierto: Versiones club. Aparecieron sentados junto a unas mesitas con una copa de vino y unas lamparitas que desprendían una luz mortecina dejando entrever el rostro de los protagonistas. La escena acompañaba a las canciones de Sueños Lentos, Aviones Veloces y Palos de Ciego para atraparnos en la atmósfera de un pequeño club. De repente, el teatro se encogió de tamaño  inundándose con la intensidad con sus voces. Con esta escena, quisieron reivindicar lo importante que son las salas pequeñas de conciertos para la música y nos animaron a conocer nuevos artistas ya que como ellos bien dicen: “Nosotros empezamos en salas pequeñas“.

3021e675-1ff3-4f9e-aea8-3739c41bd5dbA continuación, Mikel entabló conversación con el público y contó una anécdota que ocurrió en los conciertos de México para dar paso a la tercera fase del concierto. Al parecer un mexicano que asistía  a sus conciertos (que presuponen que siempre era el mismo), les pedía siempre “Los Seres que me llenan” en todos sus conciertos pero su petición nunca pudo saldarse pero nosotros tuvimos suerte y con esta preámbulo dio paso a la canción. Se le notaba feliz, tanto es así, que se puso a bailar como un robot y hasta hizo unos amagos de baile flamenco. Todo un espectáculo. Mikel tiene el ritmo de las Grecas, no digo más. Continuamos por temas como “Oro y Humo” donde nos recuerda que la fama es momentánea y fugaz, e Izal se pregunta: ¿Qué pasará cuando alguien sople y ese humo salga volando en vez de focos, nos alumbre el sol de la tarde y nos impida seguir disimulando?. Durante todo el concierto no paró ni un momento en su sitio, con unos movimientos que bien me recordaban a los de Mick Jagger (ya lo decía la canción Moves like Jagger) acompañaba sus canciones.

Suenan Tambores de Guerra, llueven dardos, silban flechas..” con sus letras que hablan de heroicidades a través de esas figuras líricas que tanto les gustan a Izal, Mikel hizo un alto para comentarnos que a “Pequeña Gran Revolución” le tiene un cariño especial ya que la escribió para su sobrino, como tío primerizo. Y nos llevaron “Hacia el Norte“, para aterrizar en “Tu Continente“. Con el ukelele como protagonista, se le brindó a los asistentes su momento de “karaoke” complaciendo así las gargantas madrileñas. Encadenando hit tras hit: Agujeros de Gusano, Magia y Efectos Especiales donde el público tuvo la oportunidad de decir eso de: “todos menos tú” y, como no, La mujer de verde, que al parecer el sábado iba a hacer acto de presencia.

6f3b17ac-7ba5-4109-b9aa-8a6eeba73fddSegún las propias palabras del vocalista de Izal: “Estoy viviendo uno de los mejores conciertos de mi vida. Nos lo ponéis muy fácil“. Se notaba el disfrute de la banda, porque daban vida a sus creaciones con un sonido muy limpio en un teatro abarrotado de gente que agradecía cada composición. El público estaba entusiasmado y eufórico. Las butacas figuraban como un mero adorno. Nos advertían que ya llegaba el final del concierto. ¿Ya? El público entonó eso de: “Otra, otra“. Cumpliendo con lo programado, Izal apareció con un ukelele otra vez para cerrar las dos horas de concierto con su archiconocido “Qué bien“, después (una de mis canciones favoritas) “Pánico Práctico” donde el publicó lo gozó, se palpaba en el ambiente, y por último, terminaba este primer concierto con la canción “El Baile“: “Llega el fin de los finales…” que le permitió a Mikel bajar del escenario y mezclarse con el público y cantar con nosotros. Momento para inmortalizar con los móviles. El fin de fiesta lo ponía una lluvia de confeti.

Como conclusión final, Izal es un grupo impecable en todos los aspectos, muy correctos en el escenario, gustan a todo el mundo y prueba de ello es el espectro tan dispar que atraen a sus conciertos. No obstante, a esta alturas se les debe exigir un poco más, para no convertirse en una banda de superventas sin más, como muchos ya les están tachando de “indie mainstream“, es decir, unos “llena estadios“. Eso para nada es negativo, lo único es que si se definen como un grupo independiente y alternativo deben hacer honor a esos adjetivos y arriesgar más en sus creaciones, además de ofrecernos propuestas originales y desobedientes en sus conciertos que sabemos que pueden. Salirse del camino marcado, a veces, es muy gratificante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s