Espectáculo garantizado. Crónica del concierto de Hidrogenesse y Jordi Cassette

El viernes pudimos ver en la sala Wah Wah de Valencia a uno de los grupos más divertidos, irreverentes e inteligentes de la escena independiente en España, Hidrogenesse. Y para la ocasión vinieron acompañados por el grupo valenciano Jordi Cassette.

unnamed (1)No era la primera vez que veía en directo a Jordi Cassette, ni la segunda ni la tercera, pero tengo que admitir que pese a eso me sorprendieron gratamente, sobretodo por la formación actual. Jordi (teclado y bajo) salió acompañado por Gilberto Aubán (Gilbertástico) a la guitarra y por Xavi Laserdisc a las bases y cacharros electrónicos. En todos los temas que tocaron nos pusieron una sonrisa en la boca, o por la genialidad y socarronería de las letras (“Réquiem por Toni Cantó“, “Rafa-Lee, el hijo gaditano de Bruce Lee“, entre muchas otras), o por la complicidad entre ellos, o por las dos cosas, aunque es cierto que, los allí congregados, veníamos predispuestos a la fiesta. En ocasiones, sobretodo cuando aceleraban el ritmo y nos hacían cantar y bailar, llegué a pensar si harían sombra a los mismísimos Hidrogenesse. Si tenemos en cuenta la afluencia de público de unos y otros, diremos que no, pero aun así tengo la sensación que Hidrogenesse divierten más por sus pintas y bailes que por su música y letra, y no porque las composiciones sean menores, de ninguna manera, sino porque el show a ratos enmascara a la música. No sé si es algo buscado, premeditado, o simplemente les puede su histrionismo, o quizá les importe tres pimientos. Lo que quedó claro es que Jordi Cassette y su formación, sin ser tan dramáticos ni exagerados en la puesta en escena, son alumnos aventajados en eso de letras jocosas, en muchas ocasiones críticas y musicalmente locas, bailables y lisérgicas. En definitiva, uno de esos grupos para disfrutar en directo. Esperaremos con ansias nuevo material y más actuaciones.

unnamedHidrogenesse salieron al escenario con la sala abarrotada de gente. Genís con un mono ultraceñido color carne y sus habituales zapatos de tacón, y Carlos con un conjunto de camisa y pantalón corto estampados con ladrillos, como la portada del disco que venían a presentar: “Roma“. Atacaron un setlist con canciones de todos los discos, desde “Siglo XIX” y “Dos tontos muy tontos” de su último disco, pasando por lo que ellos mismos denominaron canciones bonitas como “No hay nada mas triste que lo tuyo“, donde el público coreó casi toda la letra, o el homenaje a Alan Turing con “Cristopher” y su versión teatralizada del asunto, Genís (como Cristopher) de espaldas a Carlos en el papel de Alan, que en ésta y todas las canciones no paró de bailar nerviosamente casi al punto de perder el aliento. La locura del público vino cuando atacó la archiconocida “Disfraz de Tigre“, donde todos los presentes caímos irremediablemente en las garras de Hidrogenesse, y nos plegamos a su juego sin vuelta atrás, alzando las manos al son de piedra, planta y animalito máquina… Y finalizando al son de la romántica “Échame un kiki amor“. Casi todos los temas fueron aderezados por los comentarios de ellos, explicando las canciones, anécdotas, etc. Aunque he de decir que la mayoría de ellas se perdían entre el rumor incesante del público que, entre canción y canción, no podía evitar el comentar la jugada o cualquier otra cosa. En resumen: fue un concierto efectista y divertido, pese a que para mi gusto faltaron canciones como “Caballos y ponis“o “Así se baila el Siglo XX“, aunque imagino que eso es cuestión de gustos y el tiempo del concierto hay que acotarlo por alguna parte. De todas formas, la gente salía del concierto contenta y con ganas de más, así que misión cumplida.20151031_002303

Anuncios