Así vivimos el Dcode 2015 (como público)

Tenemos nueva colaboradora y se estrena con uno de los festivales que más controversia ha generado este verano, el Dcode. No, no cubrimos el festival como prensa, ni siquiera lo llegamos a intentar, total… para qué? Su maravilloso NO siempre aparece a menos de 24h. de arrancar el festival. Pero casualidades de la vida, los astros se alinearon y nuestra nueva compañera Piluca, desde la capital, asistía como público al festival, así que ni corta ni perezosa se prestó para contarnos un poco lo que por allí se vivió el pasado sábado. Sea como fuere, lo que sacamos en conclusión de todo esto es que al final la música está por encima de todo, de organizadores, de conciertos suspendidos, de denegaciones, etc… y si por algo estamos aquí es por eso, por la música. Os dejamos con la crónica:

Nunca madrugar nos hizo más felices: Dcode 2015.

El pasado sábado 12 de Septiembre teníamos una cita con el único festival de la capital, el DCODE, que se celebra en el campus de la Universidad Complutense de Madrid.

2015-09-12 13.02.39

El festival colgó su cartel de “Sold out” y posiblemente ha sido una de las ediciones más multitudinarias y rentables (9€ el mini de cerveza) hasta el momento. Había gente para aburrir, lo que hacía que moverse por allí fuera muy, pero que muy complicado y ni os imagináis pedir una cerveza, comer algo o quedar con alguien. Misión imposible!

Cada concierto era de una hora más o menos, dependiendo de los “bises” que el público pedía, que solían ser 2 canciones a lo sumo. Los escenarios grandes, “Heineken” y “Dcode”, estaban pegados, uno al lado del otro, lo que hacía que te despistases durante un concierto cuando hacían las pruebas de luces en el otro escenario. El tercer escenario estaba más apartado y dando la posibilidad de solaparse las actuaciones, eso se lo ponía difícil al público al tener, a veces, que elegir entre un concierto u otro. De ahí que no vieramos a Second, desconocemos porque les tocó tocar en ese escenario, pero desde luego la próxima vez no nos los perdemos.

Como novedad este año el festival empezó a las 12 del mediodía. Al parecer la idea era que los papás y mamás treintañeros pudieran disfrutar con sus hijos de un pedacito de festival. La asistencia fue muy lenta y progresiva, diríamos que demasiado, al principio todos los conciertos eran en el escenario pequeño. Empezaron con Trajano!, seguidos de los británicos Wolf Alice (primera vez en España), y a continuación tocaron The Parrots, Flo Morrissey y Polock.

2015-09-12 20.28.36 HDR

Cuando empezó a caer el sol, y el calor nos dio un poco de tregua (y eso que amaneció nublado…temíamos lo peor), nos enteramos de que el cabeza de cartel Sam Smith no venía por enfermedad, así que la organización tuvo que reestructurar la programación. Pero ahí no acabó todo, además el grupo de las madrileñas Hinds sufrió un retraso de 3 horas de su avión. Había que poner a prueba a la organización, sino esto no tiene gracia. ¿Conocéis a Hinds (las Ciervas)? Son un grupo de 4 chicas “rebeldes” que ni siquiera tienen un solo disco en el mercado y aún así muchos medios las tienen en un altar y ya han tocado en festivales como Glastonbury. Se podría definir su estilo como garage-rock.

Así que tras retocar el programa con las cancelaciones y retrasos de última hora, llegaron a las 20.20 The Vaccines, a los que curiosamente muchos de los asistentes ni conocían. Empezaron a sonar canciones como If you wanna o I always knew con esas potentes guitarras tan característica mientras el festival empezaba a coger forma y fuerza.

Llegamos a las 21.20 con la intensidad del grupo mallorquín L.A. y esa calidez brutal en la voz de Luis Alberto que nos encanta, que te invita a tumbarte en el césped y solo escucharle y escucharle…

Los siguientes en la lista, uno de los grupos que más éxito están teniendo, Supersubmarina, qué decir, estuvieron geniales. No cabía ni un alma en el concierto. Resaltar que estuvieron muy simpáticos y animados, sobre todo Chino, lo que hizo que el público se entregara más, cantando a pleno pulmón su Arena y Sal o su Viento de cara y dejándose la garganta con Algo que sirva como luz.

2015-09-12 20.33.39

El cabeza de cartel Suede comenzó a tocar a las 23.40, y digo bien, porque Sam Smith los convirtió en el cabeza de cartel de este año. El grupo británico no estuvo mal, pero teniendo en cuenta que son un grupo de los 90 y llevaban más de 11 años sin editar nada no fueron de los que más gente congregaron, (y eso que la prensa los describen como los emperadores del festival). La mayoría aprovechamos para cenar y coger fuerzas para Izal.

Y por fin llegaron los esperadísimos Izal, nosotros teníamos muchas ganas de verles. Presentaron su nuevo tercer álbum con el sencillo Copacabana. Sobran las palabras. Estuvieron impecables. Sus fans, entre los nos incluimos, se cuentan por legiones. Resaltar los momentos de “karaoke” que nos dejaron cuando sonaba Pánico Práctico, La mujer de verde o Agujeros de gusano. Mágico, aún se nos ponen los pelos de punta al recordarlo. Cuando nos quisimos dar cuenta ya había pasado una hora, y terminaron como con su super-archi-conocida Qué bien. Y es verdad, qué bien estuvo!

Casi al instante de apagar las luces del escenario “Heineken”, estaban ya preparados los chicos de Foals en el escenario “Dcode”. Rompiendo el silencio con esas guitarras y esos solos de batería. Foals dio al público lo que quería, temazos como: My number, Mountain at my gates, Spanish Sahara o Inhaler, retumbando en la noche madrileña. Pihilippakis estuvo rompedor, provocativo, incluso bajó del escenario en varias ocasiones para darse un baño de multitudes. Ya sabéis como es.

2015-09-12 21.26.37

Alcanzando las 04.30 de la mañana, las fuerzas flaqueaban pero eso no nos detuvo para seguir bailando con Crystal Fighters. Son divertidísimos, empezando por su estética peace-lover que eligieron en esta ocasión. Se respiraba un ambiente de flower power. Llenaron el escenario de color, de pelotas (¿por qué nunca llegaban a atrás?) de banderas, banderolas, mientras sonaban canciones como Love Natural, At home, con esos coros maravillosos de L.A. Calling (Ooo, yee,) o Plage y esos comentarios en español (o eso intuíamos) que lanzaba el cantante. No te dejaban indiferente y más cuando el público llevaba como unas 17 horas de festival. Sacaron lo mejor de nosotros. Brutal.

En resumen, salimos con muy buenas vibraciones y con muchas ganas de otro de Dcode, aunque hay que decir que la vuelta a casa fue horrible, no pusieron transporte propio para el festival…

Y una conclusión: Madrid no lo puede decir más alto (porque es imposible): se hace necesario un festival como en otras ciudades españolas.

Texto y fotografías: Piluca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s