Rubén Pozo se pone “En marcha” en Madrid

22 de Mayo. Madrid. Noche de mayo de esas en las que el buen tiempo también quiere colarse a escuchar. El Teatro Barceló calienta motores con Isma Romero para la llegada del rock’n’roll, de la complicidad, de Rubén Pozo.

El cancionista es recibido con expectación y con la alegría de reencontrarse con un viejo amigo. Para él, los nervios desaparecen en el instante en que empieza a intuirse la primera nota, y sabe que viene a comerse el escenario. Con sus gafas de sol y ese sonido tan inconfundible comienza a presentar su segundo disco, En Marcha, un álbum redondo con 12 temas que exploran las facetas de su rock con tintes de folk, country o ranchera, y que consagran su estilo natural y picaresco. Porque si algo imprime Rubén a sus canciones es personalidad.

RB1

Este nuevo disco ha supuesto un paso más en su arte de cara a la composición. Sus nuevas canciones están repletas de letras con alma y muy peculiares, como ya son firma del autor, y con las que ha tenido total libertad por parte de su productor (Nigel Walker).

En Conexión Indie tuvimos la oportunidad de charlar con el artista, sobre su trayectoria musical como veterano, de la que se muestra más que humilde, de todo lo que ha aprendido de grandes artistas como Sabina y de su pasión por los conciertos, tanto acústicos como cañeros (y nos confesaba que sigue poniéndose muy nervioso antes de empezar en cada nuevo escenario).

11211848_10206007214955550_754654702_o

La sala Barceló fue el marco de un concierto íntimo, sí; pero también muy alegre y con unos fans pletóricos que también querían saltar y bailar con Me quieres destrozar o Pegatina, y que fueron cómplices de la picardía de Rubén con El chatarrero y La chica de la curva. Fans que acogieron con vítores y aplausos su momento reivindicativo defendiendo la música y apostando por un cambio posible en Madrid en plena jornada de reflexión. Los momentos de nostalgia estuvieron servidos con canciones como Grupis, Margot y Matar al cartero de los años dorados de Pereza, demostrando una vez más que el sonido de Rubén puede ser tan “perezoso” como el de su compañero, al que dice seguir teniendo un gran cariño.

En cualquier caso, Madrid presenció a un Rubén Pozo con muchas ganas de demostrar lo que lleva dentro, y que se consagra con fuerza en el panorama musical español, donde pertenece. Un Rubén en perfecta sintonía con sus fans con los que a veces confiesa sentirse abrumado, aunque agradecido, de tanta atención. Se declara defensor del misterio, de que las redes sociales nos hacen ver demasiado, y que un artista sin un halo de misterio detrás no es nada.

RB15

Con su especial versión ‘2.0’ de Starman se despedía en un ambiente que transmitía un buen rollo absoluto. Y sólo quedaba un pensamiento en el aire, tomando prestado uno de sus mejores versos. Rubén: contigo no nos faltará ni la risa ni mucha música.

Texto y fotografías Isabel S. Samaniego
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s